miércoles, 31 de enero de 2018

KUANTICA: TELESCOPIO DETECTA ENTIDADES TERRESTRES QUE SE MUE...

KUANTICA: TELESCOPIO DETECTA ENTIDADES TERRESTRES QUE SE MUE...: Un nuevo informe publicado en la última edición de la American Journal of Modern Physics (‘Revista Americana de Física Moderna’) ha re...

TELESCOPIO DETECTA ENTIDADES TERRESTRES QUE SE MUEVEN DE FORMA INTELIGENTE




Un nuevo informe publicado en la última edición de la American Journal of Modern Physics (‘Revista Americana de Física Moderna’) ha revelado un descubrimiento que resulta ser asombroso: un telescopio desarrollado recientemente y que utiliza lentes cóncavas logró observar, por primera vez, entidades de nuestro entorno terrestre que son invisibles a simple vista y para los telescopios convencionales de Galileo con lentes convexas.

Lo que resulta todavía más sorprendente, es el hecho de que se haya observado que estas entidades se mueven ‘inteligentemente’ en el cielo nocturno, de una forma que sugiere una vigilancia no autorizada del área, anota el informe.

El nuevo y revolucionario Telescopio Santilli

El descubrimiento fue efectuado por el Dr. Ruggero Santilli, un prestigioso experto en matemáticas, cosmología y física que ha sido nominado en numerosas ocasiones para los Premios Nobel de física y química. El Dr. Santilli ha desarrollado un nuevo tipo de telescopio que fue diseñado para observar luz-antimateria. Esta forma de luz tiene un índice de refracción negativo, por lo que requiere de lentes cóncavas para ser vista, en lugar de las tradicionales lentes convexas utilizadas en los telescopios de Galileo convencionales.






Arriba: Telescopio convencional de Galileo con lentes convexas, diseñado para observar la luz-materia ordinaria. Abajo: El nuevo telescopio Santilli con lentes cóncavas diseñado para observar luz-antimateria. Imagen: Dr. Santilli

Usando dos telescopios, uno de Galileo y otro Santilli, el Dr. Santilli descubrió la primera evidencia conocida de la aparente existencia en nuestro universo de galaxias de antimateria, asteroides de antimateria y rayos cósmicos de antimateria. Estos resultados fueron publicados en la revista Clifford Algebras and their Applications (‘Álgebras de Clifford y sus Aplicaciones’) en el año 2014. Sin embargo eso no fue todo lo que consiguió observar con el nuevo telescopio…
Detección de entidades terrestres invisibles

En su artículo, Apparent Detection via New Telescopes with Concave Lenses of Otherwise Invisible Terrestrial Entities (ITE), (‘La aparente detección mediante los nuevos telescopios de lentes cóncavas de entidades terrestres que serían de otro modo invisibles’), el Dr. Santilli habla del momento en el que su nuevo telescopio halló mucho más de lo que él esperaba:
El 5 de septiembre del 2015, a las 9:30 PM, el autor enfocó con sendos telescopios de Galileo y Santilli de 100 mm el cielo nocturno de Tampa Bay, Florida, tal y como se puede observar desde la orientación nordeste de la terraza de la habitación 775 del Hotel Vinoy Renaissance de St. Petersburg (Florida) […] Las pruebas solamente tenían la intención de ubicar posibles galaxias de antimateria, y en consecuencia, el par de telescopios se enfocaron en dirección al cielo, pero la aparición repentina de nubes obligó a interrumpir las pruebas, de modo que el autor orientó los dos telescopios horizontalmente sobre Tampa Bay.Para su enorme sorpresa, entidades no identificadas, aunque claramente visibles, aparecieron inmediatamente en la pantalla de la cámara conectada al telescopio Santilli, sin ampliación de ningún tipo, sin que estas entidades fueran visibles a simple vista, y sin imagen correspondiente alguna que pudiera verse en la cámara conectada al telescopio de Galileo.
Este inesperado descubrimiento activó un novedoso uso sistemático conjunto de los dos telescopios, uno de Galileo y el otro Santilli, esta vez para buscar estas entidades, aquí llamadas Entidades Terrestres Invisibles, que serían invisibles tanto para nuestra vista como para los instrumentos ópticos con lentes convexas, pero plenamente visibles mediante el telescopio Santilli de lentes cóncavas, entidades que formarían parte de nuestro propio entorno terrestre.

El Dr. Santilli realizó sus observaciones en Tampa Bay, Florida (en la imagen). (Public Domain)

Entidades Terrestres Invisibles del Tipo 1 (ETI-1)

Siguiendo a su primera observación, el Dr. Santilli realizó observaciones y pruebas sistemáticas, llegando a identificar dos tipos diferentes de Entidades Terrestres Invisibles (ETIs), aunque reconoce que podrían identificarse nuevos tipos en el futuro. Ambos tipos fueron verificados independientemente por sus colegas, y su existencia se reveló públicamente por primera vez en una conferencia dada en el Club de Astronomía de St. Petersburg el 25 de septiembre del 2015.

El Dr. Santilli describe el primer tipo de entidades (ETI-1) como:

No visibles para el ojo humano o instrumentos ópticos convencionales con lentes convexas, aunque por el contrario plenamente visibles mediante telescopios Santilli con lentes cóncavas;
Existen en nuestro entorno terrestre, más que en las profundidades del espacio astrofísico; y
Dejan “imágenes oscuras” al ser captadas por las cámaras digitales conectadas a los telescopios Santilli.
El Dr. Santilli apunta que las entidades se movían lentamente y rotaban. Este tipo concreto de movimiento excluye eventuales impurezas en las lentes del telescopio o en la cámara como posibles causas.
Sumado a lo anterior, señala que “la emisión de luz antimateria no implica que la entidad esté formada por antimateria, ya que la existencia de tales entidades en nuestra atmósfera implicaría una explosión catastrófica provocada por la aniquilación mutua de materia y antimateria.”
“En resumen,” escribe el Dr. Santilli, “parece que las ETIs-1 consisten en entidades de materia de nuestro entorno terrestre que han obtenido la locomoción por medio de la absorción de antimateria en su interior con el consecuente uso de la propulsión materia-antimateria, y conseguirían ser invisibles gracias a la emisión de luz-antimateria como una forma de escape” .





Fotografías de ETIs-1. Izquierda y centro: Captadas por el Dr. Santilli en el cielo nocturno de Tampa Bay, Florida, el 5 de septiembre del 2015. Derecha: Captada por K. Brinkman en el cielo nocturno de St. Petersburg, Florida, el 20 de septiembre del 2015. Imágenes: Dr. Santilli.

Entidades Terrestres Invisibles del Tipo 2 (ETI-2)
El Dr. Santilli describe el segundo tipo (ETI-2) de entidades como:
No visibles a simple vista o mediante instrumentos ópticos convencionales con lentes convexas, aunque sí utilizando telescopios Santilli con lentes cóncavas;

Existen en nuestro entorno terrestre, más que en las profundidades del espacio astrofísico; y

Dejan “imágenes brillantes” al ser captadas por las cámaras digitales conectadas a telescopios Santilli.

A diferencia de las ETIs-1, que dejan imágenes oscuras originadas por un tipo de luz equivalente a la luz-antimateria, las ETIs-2 parecen estar formadas por materia que deja imágenes brillantes producidas por luz ordinaria, que sería en este caso invisible debido a la “conversión de su índice de 
refracción positivo en uno de valor negativo.”
El Dr. Santilli destaca que las ETIs-2 eran pulsantes y se movían sistemáticamente atrás y adelante, lo que sugiere que estaban “llevando a cabo una vigilancia no autorizada de la zona de Tampa únicamente visible gracias al telescopio Santilli, lo que confirmaría la necesidad de observaciones sistemáticas de instalaciones especialmente sensibles, tanto civiles como industriales y militares”.





Fotografías de ETIs-2 captadas por el Dr. Santilli en el cielo nocturno de Tampa Bay, Florida, el 5 de septiembre del 2015. Imágenes: Dr. Santilli.




Fotografía de una ETI-2 en la que se observa su movimiento. La entidad constaba de luces pulsantes de diferentes colores que se movieron sincronizadamente describiendo una compleja trayectoria durante 15 segundos de exposición, incluyendo un punto en el que su movimiento se detuvo durante unos pocos segundos para reanudarse a continuación.
En su informe publicado en la Revista Americana de Física Moderna, el Dr. Santilli explica el significado y las potenciales aplicaciones de este descubrimiento revolucionario:
“La escritura de este artículo ha estado motivada por el hecho de que las ETI-1 y ETI-2 se comportan de una manera que sugiere que se estuviera llevando a cabo una vigilancia no autorizada de nuestras instalaciones civiles, industriales y militares más sensibles, lo que garantizaría su conocimiento de nuestra sociedad.

En términos científicos, la documentación presentada en este artículo establece más allá de cualquier duda razonable la existencia de dos nuevos tipos de luz que están completamente fuera de toda posibilidad de estudio a través de los conocimientos físicos del siglo XX.
En términos industriales, los hallazgos presentados en este artículo establecen, también más allá de toda duda razonable, la utilidad de los telescopios Santilli, no solo basada en novedosos avances astrofísicos, sino también para cuestiones concernientes a la seguridad personal, industrial y nacional”.









viernes, 26 de enero de 2018

QUE SON LOS EGREGORES




Un egregor es una acumulación de energía, una masa de vibraciones que se concentra en planos no físicos, desde el etérico al mental, y que está asociado a un determinado concepto, arquetipo, emoción, forma de pensamiento, etc. Hay egregores positivos, o podríamos decir que compuestos por energías de carga positiva, y hay egregores que son todo lo contrario, asociados a miedos, temores, y todo el abanico de emociones y energías derivados de ellos. Hay egregores que se crean, por ejemplo, cuando miles de personas piensan y proyectan un cierto tipo de energía sobre un concepto, persona, idea, evento u objeto, apareciendo un campo energético asociado a ese evento, persona u objeto al que, entonces, una vez creado, todo el mundo que se “une” y “sigue” a ese evento, objeto o persona, puede sentir la conexión energética, su “peso” sobre tu psique, sus efectos, sus beneficios o sus historias miles asociadas, consciente o inconscientemente.


Como se forma un egregor


Para que se cree un egregor con cierta potencia y poder, tiene que haber una cantidad de energía mínima sostenida en el tiempo que cree, forme y mantenga esa bolsa de vibración. Una sola idea o pensamiento de una sola persona no crea un egregor sobre esa idea o pensamiento, pero miles de personas conectando con esa idea, o concepto, durante un cierto tiempo, y de forma regular, si que lo hace.

Así, hay egregores sobre personas, por ejemplo políticos, cantantes, escritores, y todo aquel que tiene una faceta pública donde hay otros que lo siguen, “piensan” en él, hablan de él, proyectan sus propias ideas o conclusiones sobre esa persona, evento o situación. Hay egregores sobre objetos muy potentes, por ejemplo, el miedo asociado a una tabla ouija es un egregor formado por las millones de personas que han jugado con ella y han tenido experiencias bastante negativas, y por la contribución de las series y películas de terror al respecto que han reforzado ese egregor. Hay egregores sobre libros que han leído millones de personas, y que tienen un campo energético propio formado por las ideas, opiniones, críticas y comentarios energéticos, mentales, y reacciones emocionales de todas esas personas. Hay egregores sobre libros que son muy positivos, y hay egregores sobre libros que por su contenido, vibración y tema, son muy negativos o te hacen sentir mal sin saber porqué.


Podemos identificar las características de diferentes egrégores en situaciones como por ejemplo:

encuentros deportivos

eventos musicales masivos

manifestaciones callejeras

actos políticos

congregaciones religiosas o cultos particulares

actividades empresariales

cine

teatro

televisión

publicidad

manifestaciones culturales diversas,

...entre muchas otros ejemplos notorios y no tan notorios.
La mayor parte de la gente no tiene idea de qué significa la palabra EGREGOR.
Es más, probablemente la mayor parte de los diccionarios no contengan esa palabra y mucho menos su significado. El porqué podemos esbozarlo sencillamente.
Se trata de un término ESOTÉRICO. Pero no esotérico porque se trate de "cosas raras" o "misteriosas" sino esotérico en un sentido estricto.
Se llama EGREGOR a un conglomerado específico de energías (del plano astral) compartidas por un colectivo humano. Todo egregor es una Entidad vigilante.

Un egregor surge siempre de un colectivo.

Consciente o inconscientemente, los colectivos humanos (dos o más personas) vierten su ATENCIÓN y sus EMOCIONES sobre determinados intereses.
Las características de los objetivos del colectivo son lo que le dan sus cualidades específicas al egregor, mientras que las emociones son las que le dan la fuerza.
Metafóricamente podríamos decir que la emoción es el "material" y la atención es la dirección y "la forma".
Es perfectamente comprensible que el alcance y el poder de un egregor es directamente proporcional a la cantidad de personas que lo crean y sostienen con sus emociones y su atención.

Todo egregor como entidad, se identifica con su creador, y siempre que se lo convoque (aún inconscientemente) vendrá en apoyo o auxilio de quien le brinda "alimento" (su alimento son las emociones, la atención, y la intención), por eso se le llama vigilante.

Es una entidad inteligente, pues aprende y se perfecciona, y combatirá contra aquello que amenace su supervivencia y la de sus creadores. El grado de identificación que tenga una persona o grupo con una causa, puede llegar a ser tal, que el egregor se manifieste con una intensidad de POSESIÓN.

La posesión implica que esa energía de identificación impregna a uno o varios individuos tan intensamente por un lapso de tiempo, que el egregor se manifiesta a través de ellos, y los individuos se tornan INSTRUMENTOS de la causa compartida, pudiendo llegar a acciones que luego no pueden justificar como emergidas de su propia voluntad individual consciente.
Pasamos a ejemplificar con un área particular, el fútbol.

EGREGOR y FÚTBOL

Todo equipo deportivo tiene sus características propias, tienen una historia, tienen un tipo de personas que lo siguen, con una filosofía y conjunto de valores, entre otras características que los diferencian de las demás.

Las "cosas" que unen al colectivo "hinchada" se retroalimentan y refuerzan constantemente. Surge así el egregor particular de un equipo.

Las victorias y las hazañas van forjando la parte positiva de esa entidad colectiva. Es esa fuerza inexplicable que hace que las cosas salgan bien en los partidos difíciles y los partidos se ganen a pesar muchas dificultades.
Cuando eso sucede se le llama "la mística" de tal o cual equipo. Esa mística, no es otra cosa que la fuerza y la confianza del colectivo, manifestada en el juego, sus actores y sus circunstancias.Sin embargo hay colectivos que tienen emociones muy hostiles y así el egregor se va tornando agresivo y reaccionario. Todo egregor se alimenta como dijimos, de la atención, de las emociones y de las intenciones de sus creadores.
Como es un fenómeno de FEEDBACK (retroalimentación) el egregor se nutre de su gente, y a su vez, influye a su gente, pues tiende naturalmente a la homogeneización de sus componentes.

Pasemos a un ejemplo concreto:

A. es un hombre muy fanático del equipo X.

No es una persona violenta en su vida cotidiana.

X. tiene un egregor XX compuesto de un grupo de gente poco tolerante a sus rivales, agresivos, violentos y hostiles.

El fanatismo del individuo A lo hace comulgar con el egregor XX.

El egregor XX devuelve a A sus características, dentro de las cuales está una marcada hostilidad y violencia hacia los rivales. Influido de tal manera por la energía colectiva hija de aquella identificación primaria, A será un individuo hostil y hasta violento.
Fuera del entorno que hace manifestar al egregor XX, A seguirá siendo un individuo absolutamente normal.

No hace mucho tiempo hubo un crimen bastante crudo en nuestro fútbol, el asesinato de Héctor Da Cunha.

¿Quién mató a Da Cunha? ¿Uno, dos, tres individuos con nombre y apellido... o una energía colectiva manifestada a través de ellos?
Es una interesante pregunta... que me apena profundamente... sea cual sea la respuesta. ¿Valió la pena? ¿Enseñó algo? ¿Es el único "monstruito" que anda suelto pidiendo sangre?

No está demás, tenerlo en cuenta.

EGREGORES GENÉRICOS y MASAS CRÍTICAS

Para cerrar el tema, mencionaremos que no solo a un nivel de colectivos pequeños o medianos existen "entidades" o energías que se alimentan de la ATENCIÓN o de las EMOCIONES que se les presten...
A nivel mundial existen conceptos que la gente alimenta con su tiempo, su mente, sus emociones.
¿Ejemplos?:
GUERRA

PAZ

HALLOWEEN

CRISTIANISMO

CAPITALISMO

COMUNISMO

FASCISMO

NUEVA ERA,

...etcétera, etcétera, etcétera.
Como todo va, todo viene.
Nosotros aportamos, el concepto se alimenta y crece, para luego devolver al mundo SU CUALIDAD, con la intensidad que LA MASA le haya prestado (cedido).

Desde diversas Escuelas y Libros se desliza la teoría de que el Ser Humano es Co-creador de su realidad a través de sus Pensamientos y Creencias. Y ciertamente es así.
El hecho de NO PENSAR en "ALGO" no va a hacer que deje de existir... pero el hecho de prestarle nuestras emociones y pensamientos (ambos son energías) a ciertos conceptos, hacen que estos tengan más potencia, se reflejen (manifiesten) y se precipiten activamente sobre el mundo.




La MASA CRÍTICA:

se llama así a la "medida" o cantidad necesaria para que un cambio se produzca (crítica, de crisis = cambio) ya sea positivo o negativo.

Concretamente, cuando la mitad más uno de las personas de un ámbito determinado piensan en cambiar, el cambio está hecho, porque son mayoría absoluta, eso es una masa crítica.

¿A qué entidades conceptuales estamos entregando nuestras energías con nuestros pensamientos, hechos y palabras?

Guerra, Halloween, MacDonald, Dólar, Euro, Televisión, Gran Hermano, Fútbol... etc. etc. etc.
Son nuestros temas de interés y conversaciones actuales... ¿o no? ¿Algún tema que tenga que ver con nosotros? ¿Algún tema que haga bien al mundo?
Tenemos otras URGENCIAS como Humanidad... creo... como,
la capa de ozono, cambio climático, desarme nuclear, el hambre, la escasez no muy lejana del agua, la contaminación... etc. etc.
Todos somos responsables de hacer, o no hacer... o más bien de SER LA MASA CRÍTICA o prestarle nuestra atención y emoción, para cuidar lo que necesitamos para sobrevivir a corto plazo.

lunes, 6 de noviembre de 2017

PELIGROS DE JUGAR OUIJA

El tablero de Ouija ha sido durante mucho tiempo una forma popular de intentar contactarse con el más allá, y es probablemente el único producto que se vende a gran escala para este fin en particular. El nombre de “Ouija” se deriva de las palabras francesas y alemanas para “sí”; “oui” y “ja“. En este artículo analizaremos los riesgos y peligros de la Ouija, y si es recomendable o no jugar con este tipo de tableros.
Tabla de Ouija
Tabla de Ouija
La Ouija consiste en un tablero plano sobre el cual se imprimen las letras del alfabeto, algunos números, signos de puntuación y las palabras “sí” y “no”. Los participantes proceden colocando sus dedos suavemente sobre un puntero, que luego sin los efectos conscientes de los participantes se mueve para deletrear una serie de mensajes.
Muchos usuarios de la Ouija suelen considerar a esta 
actividad simplemente como un entretenimiento para fiestas y otras reuniones de este tipo, muy a menudo sin darse cuenta de los peligros potenciales muy reales que se pueden encontrar. El tablero de la Ouija funciona realmente y con frecuencia se logran comunicaciones reales con “el otro lado”. Sin embargo, desafortunadamente muchos de estos contactos ocurren con seres que residen en los niveles muy bajos de los planos astrales y cuyas intenciones son a menudo nada honorables.
Seres humanos y otros seres que viven en los mundos astrales más bajos están allí debido a las vidas oscuras, negativas y a veces malvadas que anteriormente llevaban mientras estaban en la Tierra, y por lo tanto ahora existen en estos niveles correspondientemente a una baja energía de vibración. El peligro de esto es que mientras más abajo en el plano astral exista el ser, más fácil es para ellos para hacer contacto con el mundo físico a través de la tabla Ouija, debido en parte a esta compatibilidad de vibraciones bajas


Cuanto más bajo en los mundos astrales se encuentra un ser, menor es su vibración energética, lo cual por lo general indica un nivel correspondientemente bajo de confianza. Recuerda siempre que estos mundos astrales bajas son un reflejo perfecto de la naturaleza de los seres existentes allí. Así, los seres más evolucionados y por lo tanto dignos de confianza, son más difícil de contactar desde el mundo físico. Esta sencilla regla siempre debe tenerse en cuenta en estas situaciones.
Los seres de mundos astrales inferiores con frecuencia se deleitarán diciendo ser ángeles, arcángeles, personajes famosos o incluso Dios, mientras que otros no tendrán ninguna duda en afirmar ser personas fallecidas conocidas de los participantes de la sesión de Ouija. En otras ocasiones estos seres astrales inferiores podrían simplemente usar obscenidades, insultos y, en general mal lenguaje. ¿Por qué estos seres inferiores astrales se comportan de esta manera?
Aparte del hecho de que este es muy a menudo el carácter de estos seres, y de ahí la razón por la que habitan en los mundos inferiores astrales en primer lugar, su desesperación es a menudo llevada al extremo, simplemente porque ya no pueden físicamente experimentar las cosas que alguna vez disfrutaron y a menudo abusaron durante el tiempo que vivieron físicamente, tales como el crimen, la violencia, el consumo excesivo de alcohol, drogas y sexo carente de verdadero amor, respeto o pasión. Si tenían alguna clase de capacidad razonable para amar, pensamientos de amor u otros atributos positivos, no estarían en la situación en que se encuentran. Si incluso tenían la capacidad de pedir ayuda para aliviarse de su miseria, tal ayuda sería proporcionada por los seres más evolucionados.
Peligros de la Ouija
Peligros de la Ouija
Los psíquicos que se han contactado con seres en estos niveles bajos astrales a menudo informan escuchar voces extremadamente hostiles, abusivas y siniestras. Estas son las voces de los mismos seres a menudo contactadas a través del uso de la tabla Ouija. Desafortunadamente, debido a que los usuarios de la Ouija por lo general esperan y por lo tanto anticipan contactos genuinos con otros espiritus mas elevados, casi siempre se verán atrapados en el engaño de estos seres inferiores astrales.
A veces esto es todo bastante inofensivo, y aunque los usuarios de la tabla Ouija sean engañados, generalmente no hay daños permanentes. Sin embargo, existe un peligro muy real, de que estos seres astrales tengan motivos mucho más oscuros y siniestros. Tales peligros incluyen por ejemplo, un ser astral inferior haciéndose pasar por un familiar fallecido. Una vez que el ser astral ha sido capaz de convencer a los participantes de la Ouija que es en realidad un familiar fallecido, a menudo se vuelve manipulador, pidiendo o o incluso exigiendo ciertas cosas para hacer por ellos, sobre todo con la intención de aumentar su propia fuerza presente en el mundo material. Los participantes de la Ouija suelen llevar a cabo estos pedidos sin cuestionar, pues no quieren correr el riesgo de enfadar u ofender a quien realmente creen que es un pariente fallecido, amigo o ser espiritual superior.

Peligros de Jugar a la Ouija

Los seres astrales inferiores no disfrutan de habitar en mundos oscuros, y muy a menudo aprovechan cualquier oportunidad para tomar el control de un cuerpo físico en el mundo material. Esto a su vez podría conducir fácilmente a una plena posesión, que resulta en todo tipo de problemas potencialmente desagradables, incluyendo pero no limitado a problemas psicológicos muy graves. La personalidad de la persona poseída podría cambiar dramáticamente o peor. La única solución a un estado de posesión es exorcizar al ser de la persona poseída. Todo esto puede parecer un tanto dramático después de comenzar como un juego inocente, pero sin duda puede suceder y por lo tanto todos los usuarios de la tabla de Ouija deben conocer los peligros más allá de toda duda antes de usar un tablero de Ouija, incluso como entretenimiento


El tablero de Ouija siempre debe ser considerado como un instrumento potencialmente muy peligroso y preferiblemente evitarse por completo. Aquellos que insisten en ignorar estos peligros deberían al menos ser conscientes del tipo de ser con el que se pueden poner en contacto y cuáles son sus verdaderos motivos. Cualquier ser afirmando ser un pariente fallecido debe ser probado a fondo haciéndole preguntas a las que sólo un pariente verdadero sabría las respuestas. El mismo principio se aplica también para todos los seres que pretenden ser ángeles, arcángeles o personajes famosos. Tales seres en realidad sabrán muy poco acerca de los ángeles, arcángeles o los personajes famosos que p
Debe quedar claro hasta aquí que la Ouija es un instrumento potencialmente muy peligroso, especialmente para aquellos que no entienden sus implicaciones más completas. El Dr. Carl Wickland, un psiquiatra estadounidense, escribió su obra clásica sobre la enfermedad mental “Treinta años entre los muertos” en 1924, en donde advierte:
Riesgos y peligros de la Ouija
Riesgos y peligros de la Ouija
“El grave problema de la alienación y enajenación mental llegó a mi por primera vez a través de casos de personas cuyas actividades aparentemente inofensivas como la Ouija dieron lugar a tales grados de locura salvaje que fue necesario la internación en asilos. Muchos otros resultados desastrosos que siguieron a la utilización de la Ouija llegaron a mi conocimiento y mis observaciones me han llevado a la investigación de estos fenómenos psíquicos para una posible explicación de estos extraños sucesos”.
Estos son sólo unos pocos de los posibles resultados de la utilización de la Ouija. Debe quedar claro, sin embargo que no todos los contactos por medio de la Ouija son malévolos, y también ha habido muchas comunicaciones positivas a largo plazo en los que ha sido posible contactar con seres astrales de buenas intenciones y amistosos. Un caso particularmente notable fue el de Pearl Curran, quien utilizó un tablero de Ouija con su vecino el 12 de julio de 1912. Después de un año de experimentación comenzó a recibir mensajes de Patience Worth, una entidad espiritual que afirmaba haber nacido en 1649 en el condado de Dorset, Inglaterra. Entre 1912 y 1919 ella dictó cinco millones de palabras a través de la tabla, incluyendo poemas, novelas de larga duración, alegorías e historias cortas. Sus trabajos colectivos completaron veintinueve volúmenes encuadernados y 4375 páginas. Estas obras incluyen cinco novelas de larga duración, siendo la más exitosa “The Sorry Tale“, una historia de 300.000 palabras de la vida terrena de Jesús que fue revisada por el New York Times el 8 de julio de 1917, comentando: “Esta larga e intrincada historia de la vida judía y romana durante el tiempo de Cristo se construye con la precisión y exactitud de una mano maestra. Es un libro bello y noble, maravilloso”. Patience Worth ganó muchos más reconocimientos y premios durante años por una amplia variedad de obras literarias.
Otra famosa entidad espiritual que apareció por primera vez a través de la Ouija se hacía llamar “Seth”, y apareció por primera vez cuando Jane Roberts y su marido comenzaron a utilizar una tabla Ouija en 1963. La entidad finalmente se presentó a sí misma como Frank Withers, que murió en 1942 después de su más reciente vida física como profesor de Inglés. Él prefería ser llamado “Seth” y declaró su misión de ayudar a las personas a entenderse mejor a sí mismas y a la realidad.
A través de Jane Roberts, Seth dictó varios libros de éxito que tratan de la naturaleza de la realidad, la reencarnación, el viaje astral, los sueños y la naturaleza de Dios. Seth también proporcionó enseñanzas paso a paso en las técnicas de meditación y la percepción extrasensorial. También fue capaz de diagnosticar enfermedades, correctamente describir el contenido de edificios y salas a muchas millas de distancia, y se materializó como una aparición en entornos bien iluminados.

jueves, 12 de octubre de 2017

ELECTROSENSIBILIDAD ENFERMEDAD SILENCIOSA




Desde los años cuarenta del siglo pasado se conoce en el ámbito médico la influencia en la salud de determinadas radiaciones no-ionizantes, pero es en las últimas décadas, especialmente desde el despliegue de la gigantesca red de antenas de telefonía móvil, que esta enfermedad silenciada ha llegado a cotas pandémicas.




Desde la aparición de los primeros ordenadores, muchos usuarios sufrieron síntomas anómalos durante su uso y posteriormente. En principio se calificó como un suceso psicológico. Pero pronto se descartó esta hipótesis y se comprobó que un porcentaje de los usuarios padecían una especial reacción nociva que tenía unos mismos síntomas aunque fuesen diversos y se les manifestasen unos u otros individualmente. Inicialmente se comprobaron una serie de sensaciones relacionadas con calor, irritación y sarpullido en el rostro, así como cosquilleo, picores o pinchazos en la piel, sequedad e irritación ocular y las vías respiratorias, dificultad para concentrarse, vértigo, pérdida de memoria y de la orientación, dolores de cabeza, náuseas, fatiga, dolores musculares y articulares, alteraciones cardiacas, síntomas de gripe, sin padecer gripe, etc.

A los afectados por las líneas eléctricas y los transformadores, se fueron uniendo los usuarios de electrodomésticos y nuevas tecnologías, hasta que llegó la gota que colmó el vaso y desencadenó el estallido generalizado de la enfermedad silenciada en el ámbito mundial: la telefonía móvil, y a continuación todas las tecnologías inalámbricas: teléfonos inalámbricos, wifi, etc.

La electrohipersensibilidad es un síntoma de advertencia de que un organismo está llegando al límite de su tolerancia, y que cada vez más personas desarrollan tras un tiempo de exposición a las radiaciones. Sin embargo, otras personas no presentan una sintomatología tan aguda, pero eso no quiere decir que no puedan desarrollar una grave enfermedad como cáncer y muchas otras, tal como iremos viendo, aunque no haya habido síntomas previos.

Sin embargo, aún en la actualidad, tras muchos años de verificación dentro del ámbito de la medicina científica, muchos médicos aún no están familiarizados con la sintomatología de los afectados por los campos electromagnéticos. Esto es debido a la falta de información y al oscurantismo mediático y normativo existente en todo lo relacionado con las radiaciones y sus efectos sobre la salud.

De esta forma, las verdaderas causas que llevan a muchos pacientes a las consultas acaban siendo diagnosticadas erróneamente: “hipocondriacos” y “neuróticos” son algunos de los calificativos de aquellos que padecen una enfermedad puramente orgánica, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, durante la reunión de la OMS en Ginebra, que se celebró el 13 de mayo de 2011, se creó un subcomité para discutir sobre la sensibilidad química múltiple y la electrosensibilidad, situando a estas dos patologías dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD).

Buena parte de estos síntomas están relacionados, tal como indica un buen número de investigaciones científicas, con una exposición a campos de extremada baja frecuencia y de alta frecuencia, que puede provocar el desencadenamiento o la acentuación de alteraciones en la conducta y síntomas depresivos, estados en los que se encuentran trastocados los ciclos de melatonina y de serotonina.


La modificación de los niveles hormonales de melatonina —provocada por la inhibición de esta hormona ante la exposición a campos electromagnéticos— puede causar, en un principio, trastornos en el sueño, así como también puede ser origen de estados depresivos o desórdenes afectivos. Asimismo, conlleva una reducción de la capacidad intelectual y de trabajo, provocando estrés, ansiedad, fatiga y, en general, trastornos neurológicos y psicológicos que conllevan un elevado riesgo de suicidio, así como enfermedades psicosomáticas como son la úlcera gástrica y ciertas disfunciones sexuales. Asimismo, estas perturbaciones de la glándula pineal se asocian con enfermedades como el cáncer.

En realidad la radiación es la “enfermedad”, que se manifiesta de diferentes maneras: electrosensibilidad y un amplio abanico de síntomas y trastornos orgánicos. De hecho, en estos casos, si no hay radiación, no hay enfermedad.






Todos somos electrosensibles, de la misma forma que todos somos sensibles al arsénico (arsénicosensibles) o a los pesticidas (pesticidasensibles). Sólo que si todos tomamos una misma dosis de arsénico o de pesticidas, unos no notarán en principio nada, otros padecerán síntomas moderados o severos y otros morirán.


¿Cómo se produce la electrosensibilidad?

Actualmente está ampliamente demostrado que los campos electromagnéticos interfieren los procesos biológicos de todos los seres vivos. El número de investigaciones científicas en dosis atérmicas que lo prueban es inmenso. En la actualidad, las investigaciones sobre efectos biológicos de los campos electromagnéticos han dado más de 25.000 publicaciones científicas, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

Según los resultados de estos estudios, cualquier fuente emisora de campos electromagnéticos desde bajas frecuencias de líneas eléctricas, transformadores, ordenadores, aparatos eléctricos, etc., a las altas frecuencias de la telefonía móvil, wifi, teléfonos móviles e inalámbricos, etc., puede provocar reacciones orgánicas anómalas de gran repercusión en la persona expuesta, desde malestar general, cambios de comportamiento (depresión, ansiedad, pérdida de memoria, incapacidad para concentrarse…), fatiga crónica, insomnio, fibromialgia, vértigo, náusea, dolores de cabeza, fatiga, presión en el pecho, zumbidos en los oídos, etc.

Las personas con un sistema inmunológico deprimido (enfermos, ancianos…) o en desarrollo (niños) son especialmente sensibles a los campos electromagnéticos y pueden desarrollar trastornos médicos tales como infecciones respiratorias crónicas, arritmias cardiacas, fluctuaciones súbitas en la presión sanguínea, descontrol en el azúcar en la sangre, deshidratación, etc., pero en general cualquier persona puede sensibilizarse si está expuesta de forma intensa y/o prolongada a radiaciones electromagnéticas.

Charles Graham, del Midwest Research Institut de Kansas (Missouri, Estados Unidos), trabajó con voluntarios sometidos a campos eléctricos pulsantes de extremada baja frecuencia generados en su laboratorio. Cada vez que accionaba el campo se constataban variaciones del ritmo cardíaco de tres latidos menos por minuto, cambios en la actividad cerebral, así como pérdida parcial de la capacidad de reacción o del tiempo cronológico, ocasionando un descenso del tiempo de respuesta y una menor capacidad en la ejecución del test propuesto. Todos estos síntomas, desaparecían al eliminar el campo que incidía sobre los voluntarios. Si bien los síntomas pueden remitir una vez cesa la exposición, recordemos que los efectos de los campos electromagnéticos son acumulativos, y con el tiempo pueden aparecer los trastornos que de ellos suelen derivarse.

Cuando la estancia en lugares con elevados valores de radiación electromagnética se prolonga, ocurre una especie de intoxicación y una posterior reacción alérgica a campos electromagnéticos que, en muchos casos, se vuelve crónica y difícil de combatir, dado el alto nivel de polución electromagnética en el cual se desenvuelve la vida de las personas hoy en día, especialmente en los núcleos urbanos.

Incluso otras personas acaban siendo extremadamente sensibles a los campos electromagnéticos, y para eliminar sus trastornos, se ven obligadas a vivir alejadas de antenas de telefonía móvil, líneas de transporte de energía y transformadores eléctricos. Claro que, aun padeciendo un gravísimo problema, han podido acceder a la información para poder adoptar las medidas oportunas al conocer la relación existente entre sus trastornos y la exposición a campos electromagnéticos artificiales. El gran problema de muchas otras personas radica en que no saben de dónde vienen sus dolores y padecimientos. Simplemente se encuentran mal y acuden a un sistema sanitario que tampoco puede darles una respuesta adecuada.

Hay personas que han llegado a tener que vivir en sótanos y en cuevas para evitar los dolores que les generan las radiaciones en su medio ambiente. Son personas perseguidas por las radiaciones y por la ceguera de una sociedad que vive de espaldas a los verdaderos problemas y se deja llevar hacia el abismo por los cantos de sirena de intereses mercantiles. Muchas de estas personas, invisibles para la gran mayoría, sólo pueden salir de sus casas con ropa apantallada e incluso con velo de fibras metálicas para impedir que las radiaciones lleguen a su cuerpo o al menos que se atenúen para ser mínimamente soportables.

Es urgente la creación de zonas de exclusión de radiaciones, donde quienes no deseen estar sometidos a ellas puedan vivir de forma aceptable.
¿Quiénes pueden ser electrosensibles? 


La respuesta a quiénes podemos ser electrosensibles es: todos. De hecho, todos somos electrosensibles. Cierto es que hay distintos niveles de electrosensibilidad. Muchas personas apenas perciben síntomas evidentes, pero otras sienten que cualquier exposición a fuentes electromagnéticas les provoca una inmediata reacción en su organismo, hasta tal punto que llegado un determinado grado de afectación, es realmente difícil revertir los síntomas cuando se está expuesto aunque sea a una dosis mínima.

Cuando se ha permanecido expuesto por largo tiempo a campos electromagnéticos o existe una predisposición natural, la persona se hace muy sensible a las frecuencias a las que ha estado expuesto inicialmente, por ejemplo, a las de las antenas de telefonía. Posteriormente, y a medida que avanza el síndrome, la persona se va haciendo sensible también a otras fuentes emisoras de radiación electromagnética; por ejemplo, frecuencias más bajas, como las de las líneas eléctricas o los transformadores.

Por todo ello, la mayoría de las veces cuando el paciente electrosensible entra en una consulta médica con una serie de síntomas más o menos precisos, se le envía de un especialista a otro dando palos de ciego. En esta situación, no se encuentra la causa y se trata al paciente de diferentes síntomas sin lograr atajar la causa, y la persona va viendo cómo se agravan sus trastornos al no dar con la prevención, el entorno y los hábitos adecuados.

El paciente acude al médico en busca de una solución a sus trastornos del sueño, a la fatiga crónica, a sus cambios de comportamiento, ansiedad, estrés, depresión o infecciones recurrentes y no encuentra una solución efectiva, y tras ir de terapia en terapia, acaba siendo tratado como si padeciese trastornos psicosomáticos, y su entorno empieza a verle como un hipocondriaco o un indolente, y empieza a tener problemas con el trabajo, los estudios o las relaciones sociales.

Hay personas electrosensibles, que progresivamente se van sensibilizando a las radiaciones, y personas hiperelectrosensibles, a las que cualquier dosis por pequeña que sea les afecta de forma insoportable. Tanto es así, que se han dado casos de suicidio debido a la falta de reconocimiento de su problemática por parte de los responsables sanitarios y políticos, que hubiesen podido solucionar el problema con la aplicación de terapias paliativas dentro del sistema médico, con la reducción de los elevados valores actuales en el medio ambiente y con la creación de zonas limpias de radiaciones.

Es obvio que la electrosensibilidad no está relacionada de forma alguna con trastornos psicosomáticos, psicológicos o psiquiátricos. Aunque sí es cierto que sufrir electrosensibilidad conlleva una reducción de la calidad de vida, tanto en el aspecto físico como emocional. Actualmente, según diferentes fuentes, incluyendo a la Organización Mundial de la Salud, se considera que la tasa de personas electrohipersensibles en los países industrializados se acerca al cinco por ciento de la población y que va aumentando exponencialmente. Sin embargo, el número de personas electrosensibles es muy superior. Según las conclusiones que he podido obtener durante años de estudio e investigación, puedo asegurar que actualmente el cien por cien de la población es electrosensible.

Lo único que hay que evaluar es el grado de electrosensibilidad. Es obvio que en una primera fase la mayoría de nosotros no notamos ningún síntoma evidente, otros sienten trastornos pasajeros, y según el doctor Joaquim Fernández Solá, Coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica del Hospital Clínico de Barcelona, el número de españoles que manifiestan una sensibilidad a los campos electromagnéticos, con síntomas como reacciones de la piel, dolor en el pecho, pérdida de memoria, mareos, acúfenos, náuseas, nerviosismo, ansiedad, cansancio o dolor de cabeza podría llegar a cuatro millones.

Partiendo de esta evidencia, y debido a los mecanismos fisiológicos que desencadenan esta enfermedad, podemos asegurar que todos somos electrosensibles en mayor o menor medida. Es realmente notable, y al mismo tiempo revelador, que una de las agresiones a la salud más extendidas en el mundo moderno y que es una de las más potentes copromotoras de muchas enfermedades, sea al mismo tiempo la más desconocida por la sociedad en general. La línea entre una persona aparentemente no sensibilizada a las radiaciones y una reconocida como electrosensible es realmente fina, al igual que entre una electrosensible y una electrohipersensible. La diferencia, en estos últimos casos, radica en que la vida de los afectados se vuelve un verdadero tormento al no poder encontrar apenas lugares libres de radiación. Las cifras de afectados que se barajan oficialmente están obsoletas y no tienen en cuenta más que los casos extremos de personas que no pueden vivir en un entorno en el que haya una mínima dosis de radiación artificial.

El Observatorio de la Contaminación Electromagnética de Estados Unidos afirma que el porcentaje de la población estadounidense que padece electrosensibilidad es de un 10%. En Europa las cifras que se manejan oficialmente en distintos países, caso de Suecia, comienzan a acercarse a ese porcentaje, aunque en España las autoridades políticas y sanitarias mantienen un silencio absoluto, como si el problema no existiese, y más cuando estos porcentajes se elevan peligrosa y progresivamente. Precisamente por ese silencio sanitario y la falta de reconocimiento político de la problemática, multitud de enfermos están siendo tratados erróneamente, con el riesgo que esto supone para su salud y el gasto sanitario innecesario que conlleva, especialmente en el ámbito de la fibromialgia, fatiga crónica, trastornos del comportamiento y del sueño, etc.

Aunque todos somos electrosensibles, hay un porcentaje de la población que presenta síntomas inmediatos y evidentes ante la exposición a campos electromagnéticos. En el ámbito científico se estima que este porcentaje es superior a un 10%. La Declaración de París consideraba en el 2007 que las poblaciones vulnerables equivalían entonces a un 40-50% de la población total. Los especialistas y expertos aseguran que estos porcentajes pronto se elevarán, y que más de una cuarta parte de la población estará altamente electrosensibilizada, y que para el 2020 la mayoría de la población padecerá no sólo los riesgos inherentes de contraer determinadas enfermedades y trastornos en un plazo medio o largo, sino que de forma instantánea sentirá en su organismo cada nueva exposición en diferentes formas: mareos, pérdida de concentración, decaimiento y malestar general, enrojecimiento de la piel, eccemas, alergias frecuentes, sensación de escozor, picor, sequedad de las vías respiratorias superiores o irritación de los ojos, sensación de gripe, inflamación de las mucosas, indigestión y trastornos intestinales, alteraciones en la temperatura corporal, calor anormal o quemazón, dolores musculares, sensación de hormigueo y parestesias, inflamación de nódulos linfáticos, problemas gastrointestinales y renales, dolores de dientes y mandíbula, etc.

En Suecia, la cifra oficial de afectados asciende a 290.000, aunque la cifra real es mucho mayor, al igual que en nuestro país. En España aún no existe este reconocimiento oficial de la electrosensibilidad. Sin embargo, en España los juzgados van por delante de las leyes, y en el año 2011 reconocieron la incapacidad laboral permanente de una trabajadora por hipersensibilidad electromagnética y ambiental. De hecho, Suecia ha sido el primer país en reconocer la electrosensibilidad como enfermedad laboral y, por tanto, como motivo de baja laboral por invalidez física.

Gracias al trabajo del neurocientífico sueco Olle Johansson y su equipo del reputado Instituto Karolinska de Estocolmo, la electrosensibilidad ha sido reconocida oficialmente en Suecia como una discapacidad, e incluso se dan ayudas económicas a los afectados para que apantallen sus casas de los campos electromagnéticos.

Aun así, en el ámbito sanitario no es fácil aceptar esta enfermedad, ya que ningún tratamiento puede tener éxito a menos que el paciente evite estar expuesto a la causa de su enfermedad, y por desgracia esta causa hoy en día se encuentra prácticamente en cualquier lugar. Lo que en otros países está claramente tipificado como una enfermedad relativa a la exposición a campos electromagnéticos, en España se trata a los afectados (cuando se les trata) de las más diversas dolencias, como es la fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica con las que comparte un amplio abanico de síntomas. Aunque una persona que padezca fibromialgia o síndrome de fatiga crónica tiene altas probabilidades de que sus padecimientos estén relacionados con la exposición a radiaciones artificiales.

Dentro de la medicina sanitaria, hay que considerar las características de cada organismo: en el caso humano los niños son más susceptibles debido al modo en que absorbe su cuerpo la radiación y a los efectos que en él se producen.

A la vista de los resultados de los estudios científicos, se constata que los niños son especialmente sensibles a la exposición electromagnética artificial. Habría que evaluar el nivel de riesgo al que están sometidos en las escuelas y guarderías, y buscar las soluciones oportunas, para reducir al máximo las dosis que reciben.
Quizás esta sensibilidad especial de los niños a las radiaciones electromagnéticas, derive de la mayor velocidad en la división celular durante las etapas del desarrollo orgánico, lo cual favorece la acción mutágena y el posterior desarrollo tumoral, especialmente cuando están expuestos a la acción de dichos campos electromagnéticos.


Por lo que podemos afirmar que los niños son hipersensibles a los campos electromagnéticos. Las mujeres parecen tener una mayor predisposición a padecer efectos adversos ante las radiaciones y la toxicidad química. Concretamente, según el estudio “Las propiedades eléctricas medidas en tejidos humanos normales y malignos de 50 a 900 MHz” de Joines, Zhang, Chenxing y Jirtle, en 1993, los tumores de cáncer de mama son especialmente sensibles a las microondas porque las células tumorales de mama absorben la radiación de radiofrecuencia mucho más que otros tipos de cáncer de células o tejidos sanos.

lunes, 4 de septiembre de 2017

QUE ES UN TULPA?



Tulpa: Creación de Entidades a Partir del Pensamiento

una de las cualidades que nos define como seres humanos es la habilidad para trasladar ideas al mundo real a través de acciones tangibles. La imaginación toma forma tridimensional a través de la interacción de nuestro cuerpo con el entorno físico, ya sea a través de la manipulación directa con nuestras extremidades, a través de herramientas, o al convertirnos en el líder de un equipo de personas. Todos los objetos que conocemos como artificiales en algún punto existieron como una idea en la mente de otra persona. Sin embargo, de acuerdo a tradiciones ancestrales, existe una aproximación más directa al problema. Con la disciplina suficiente, sería posible crear cualquier objeto que uno desee y manifestarlo en el mundo real directamente desde nuestra mente, incluyendo a entidades autónomas y conscientes.

Tulpa, o en su traducción más simple “construir”, es un concepto que fue occidentalizado en 1954 por el antropólogo pionero en el estudio del Budismo Tibetano Walter Evans-Wentz, describiéndolo como Thoughtform(Forma Mental). De acuerdo a su descripción en el texto El Libro Tibetano de la Gran Liberación, a través de la visualización clara y sostenida del objeto o entidad que se desee crear, junto con otorgarle cualidades palpables y vivas, es posible llevarlo directamente al mundo real. Sostiene también que un maestro del yoga puede hacer y deshacer Tulpas a voluntad, asimismo como deshacer su ilusoria forma humana, logrando escapar de la muerte.



El tulpa de Alexandra David Néel

Alexandra David Néel fue una exploradora, escritora, periodista, orientalista y espiritualista franco-belga. En 1924, Alexandra viajó a Lhasa, capital del Tíbet, una ciudad vedada para los extranjeros en aquel entonces.

Estando en Lhasa con los monjes tibetanos (que la acogieron), Alexandra escuchó a cerca del tulpa e intentó crear uno, a través de un laborioso proceso que le costó meses de visualización y, según dicen, repetición de ritos místicos.

El tulpa que eligió crear era un monje pequeño, gordo, alegre y bonachón. Este monje imaginario fue visto (con los ojos físicos) por Alexandra en una sesión, y desde allí comenzó a seguirla, como una especie de mascota. Esta era la primera fase y en ella solo Alexandra podía ver al tulpa, pero las interacciones con éste fueron confiriéndole más energía, y posteriormente cuentan que algunos monjes lo vieron; pero lo peor vino después, cuando el tulpa comenzó a cambiar de aspecto, volviéndose delgado y adoptando rasgos faciales malévolos, junto con una sonrisa pícara y una mirada maligna. Entonces, Alexandra se sintió atemorizada, sobre todo después de que ciertos monjes le dijeron haber visto al tulpa maligno junto a ella...








En su libro Magic and Mystery in Tibet, Alexandra cuenta que le tardó seis meses disolver al tulpa; y años después, en un acontecimiento público en que la galardonaron, ella comentó su experiencia con el tulpa en estas palabras: "No hay nada extraño en el hecho que pueda haber creado mi propia alucinación. Lo interesante es que en estos casos de materialización, otras personas ven las formas de pensamientos creadas."


Un tulpa es ,basicamente, una entidad espiritual creada por el pensamiento. El Tulpa se crea a travéz de visualización clara , intensa y sostenida.
A lo ultimo hay que agregarle una gran cantidad de confianza , determinamiento , dedicamiento y sobre todo Paciencia ya que puede tardar unos dias visualizar correctamente un Tulpa.


Casi siempre los tulpas serán proyecciones mentales de corta vida, que se deteriorarán tras poco tiempo de haberse creado; sin embargo, a veces pueden llegar a tener suficiente energía como para ser visibles a otras personas además de su creador. Inclusive, el tulpa puede cobrar una relativa independencia, tendiendo siempre a degenerarse o a corromperse negativamente si no recibe atención , deviniendose así en una entidad maligna; por fortuna, todo tulpa requiere que crean en él para subsistir, de modo que desaparecerá si dejan de creer en él , es decir , que todo esta basado en el poder mental de cada uno y la capacidad para disciplinar al Tulpa depende de tu capacidad energica.




martes, 22 de agosto de 2017

SURF TERAPEUTICO PARA NIÑOS AUTISTAS Y CON SINDROME DE DOWN





Dos terapeutas acuáticos decidieron mezclar su trabajo con su afición, el surf, para llevar a cabo este proyecto. Su éxito es tal que han creado una escuela en la que ya tienen a más de 100 alumnos. Aseguran que con el surf los niños con discapacidad descubren el placer de enfrentarse a los retos de la vida.
El surf se ha convertido en una pionera terapia para niños autistas, con síndrome de Down, parálisis cerebral y otras afecciones neurológicas en una escuela de Cádiz que cada año experimenta cómo este deporte, entre olas y tablas, favorece especialmente el desarrollo físico, mental y social. El surf ayuda a los alumnos a trabajar el equilibro, la concentración o el afán de superaciónLa idea surgió hace unos seis años, cuando a Jesús Borrego y Ana Gonzalo se les ocurrió mezclar su trabajo, practicando terapias acuáticas en piscina, con su hobby, el surf, algo que tenían a mano viviendo en Cádiz, una de las zonas costeras españolas en las que más se practica este deporte. Los excelentes resultados que tuvieron con su primer alumno, un niño autista, les animaron a crear una escuela, SoloSurf, que ahora cuenta con casi un centenar de alumnos discapacitados, desde niños a adultos, que disfrutan de una terapia que, cogiendo olas, les ayuda a trabajar en aspectos como el equilibrio, la coordinación, la concentración, la atención, el afán de superación o cómo afrontar la frustración. "A todos nos gusta el agua desde bebés y de eso nos aprovechamos nosotros para hacer esta terapia", explica Ana Gonzalo, mientras su compañero Jesús Borrego destaca cómo entre los numerosos beneficios psíquicos y físicos que se desarrollan con este trabajo, está el que a sus alumnos les ayuda a configurar su propia identidad. La experiencia, que fue pionera en su momento, se ha extendido ahora a otros lugares del mundo y ha servido como apoyo para la creación de escuelas similares en países como Chile, al tiempo que ha atraído la atención de profesionales que trabajan e investigan sobre el tratamiento del autismo y otras discapacidades. Es, según explica Jesús Borrego, una actividad de "ocio educativo" que además genera "oportunidades de integración", porque "normaliza la percepción social" de estas personas que, al hacer un actividad "inicialmente compleja", pueden ser valoradas "por la habilidad que demuestran y no por las carencias que a priori tienen".



 El aumento de la autoestima o la eliminación de la ansiedad también están presentes en estos jóvenesLas clases, que se desarrollan durante todo el año en las playas de la capital gaditana, incluyen ejercicios en tierra y, sobre todo, en el agua, donde, intentando coger olas sobre sus tablas, los alumnos descubren el placer de enfrentarse a los retos de la vida. "El surf tiene algo que engancha, sobre todo porque es un reto contigo mismo. Desde el principio estás disfrutando, pero siempre quieres más. Está rodeado de sensaciones, desde la velocidad a los sonidos del agua", apunta Ana Gonzalo. Los padres de los alumnos, que llegan de distintas localidades de la provincia, son testigos de cómo el surf se ha convertido en una de las actividades que más contribuyen al desarrollo global de sus hijos. "Para nosotros es una felicidad verles hacer algo así, sobre todo favorece su autoestima, su equilibrio y su autonomía", explica Soledad López, madre de Manuel, un niño autista de 8 años que, desde hace tres, practica surf en esta escuela. Esta madre cuenta cómo Manuel tiene en su calendario marcado cuando le toca clase de surf: "ya desde el día antes está feliz, emocionado, y cuando sale, igual, está contento todo el día. Además le ayuda a quemar la ansiedad". Hay alumnos, como Álvaro García, un joven de 19 años con síndrome de down, que ya pueden dedicarles las olas que cogen a sus vecinos, familiares o a sus "héroes" del fútbol, porque saben que, subidos en sus tablas, ellos también son dignos de admiración.