jueves, 7 de julio de 2016

ANIMALES QUE SANAN






La primera vez que se tienen datos del uso de mascotas para terapias en enfermos (en aquellos casos con problemas mentales) fue en 1792 en Inglaterra. Luego en 1867 los animales de compañía comienzan a intervenir en el cuidado y tratamiento de epilépticos en una ciudad de Alemania. En 1944 la Cruz Roja organiza un área de rehabilitación en Nueva York para rehabilitar con animales a los que regresaban de la guerra.El objetivo principal del contacto entre la persona y el animal es mejorar la calidad emocional del ser humano y a la vez aumentar la seguridad en aquellos que han perdido la motivación por diversas cuestiones. Cada vez los animales se utilizan más para el tratamiento de depresivos o personas con poca interacción con otros.

La zooterapia es efectiva en pacientes con problemas de aprendizaje o atención, sobre todo, en la niñez. Los niños realizan juegos y otras actividades lúdicas en conjunto con los animales para poder aprender y cambiar las actitudes negativas (agresión, nervios, ansiedad) por positivas.
Está comprobado que cuando una persona ve a un animal muy cerca, sus niveles de agresividad bajan, mostrándose cariñoso y amistoso. Hablarles a los animales es igual a conocer fidelidad y amor verdadero, se trata de una motivación que ningún médico, por más empatía que tenga, puede producir. Permite fortalecer la comunicación, aumentar la confianza y reducir los temores.

En la actualidad algunos doctores, en lugar de recetar medicamentos, recomiendan tener una mascota, como parte del tratamiento para diversos malestares. Según diversos estudios científicos, las mascotas además de proporcionar alegría y fomentar hábitos, contribuyen a que los humanos tengamos una vida más saludable y duradera. Las mascotas favorecen el mejoramiento de la salud y prolongan la vida, ya que contribuyen a un cambio en el estado de ánimo del paciente. La existencia de una mascota dentro del hogar, hace que sus propietarios se ejerciten, olviden sus problemas aunque sea por unos momentos, y eviten caer en la depresión al sentirse útiles y queridos incondicionalmente por alguien.
Ayudan a problemas del corazón, trayendo beneficios a los enfermos del corazón, pues el cuido de éstas, favorece la disminución de la presión sanguínea, aminora la ansiedad, por lo que no sería extraño que las mascotas sean recomendadas para contrarrestar ciertos trastornos emocionales derivados del stress. Asimismo, los guardianes proporcionan sentimientos de seguridad a sus dueños.
En cuanto a los niños que crecen con mascotas, aparte de pasar momentos maravillosos jugando con ellas, se familiarizan con aspectos importantes de la vida como son el nacimiento, desarrollo, reproducción y muerte, les dan además sentido de responsabilidad, y el cariño que recibe de su mascota contribuye a elevar su autoestima.
Los ancianos, por su parte, se sienten útiles y queridos al hacerse cargo de una mascota, dan y reciben cariño, y eso se refleja en su salud, pues sienten menos el peso de la soledad.
Otro aspecto es el de las visitas que se hacen con animales a pacientes, lo cual ayuda a que las personas se sientan menos solas y menos deprimidas, proporciona un cambio positivo en sus rutinas, comienzan a ser mas activas y sensibles, antes, durante y después de las visitas. Además les llevan entretenimiento o una distracción de su dolor o enfermedad. Es muy frecuente el que las personas hablen con sus mascotas y compartan con ellos sus pensamientos y sentimientos. Estas visitas con animales, también contribuyen a que aumente la socialización entre las personas que se encuentran internas en el sitio, mostrándose más alegres y con mejor estado de ánimo.
Podrían beneficiarse de la Terapia asistida por animales , individuos autistas, enfermos del corazón,personas con parálisis cerebral, pacientes con enfermedades terminales, con enfermedades mentales, con trastornos de comportamiento, población anciana, penal , víctimas de violaciones, y otros.


Cuando ya se trata de casos como los anteriormente mencionados, se requiere de un trabajo especializado, debiendo ser debidamente entrenados tanto animales como los llamados guías. Los animales utilizados pueden pertenecer a la institución que presta el servicio o estar de visita con sus guías. Las sesiones pueden ser individuales o grupales. Los pacientes pueden ser niños, adolescentes, ancianos, enfermos mentales, etc. Lográndose beneficios increíbles en estas terapias asistidas.

Aunque la terapia más conocida es la desarrollada con perros, existe la Delfinoterapia que es la desarrollada con delfines, y la Hipoterapia, con caballos, cuya aplicación es para casos concretos y requiere de una especialización, pero con resultados excepcionales para los casos en los cuales son aplicadas.

Así, que nuestras mascotas merecen una vida lo más agradable posible, pues ellas contribuyen a que nuestra vida sea mucho mejor. Un trato afectuoso, una alimentación balanceada y los cuidados necesarios, deben ser la manifestación de nuestro agradecimiento.