miércoles, 6 de julio de 2016

CACTUS PURIFICADORES



Cactus purificadores

Absorben las ondas electromagnéticas

Diversos estudios realizados y probados a lo largo de dos décadas han demostrado las virtudes de los cactus columnares para corregir las alteraciones causadas por las radiaciones electromagnéticas producidas por electrodomésticos como ordenadores, microondas o televisores.
Los cáctus tienen la propiedad de repeler hasta 15 metros de sí las llamadas “redes de Hartman”.
Las principales alteraciones que producen estas ondas según la OMS (Organización Mundial de la salud) son entre otras:

Cefáleas

Irascibilidad

Astenia

Alteraciones del sueño

Pérdida de apetito

Lesiones de retina
Alteraciones cardiovasculares
Dolores torácicos
Alteraciones en el ciclo menstrual de las mujeres
Radiotermias (quemaduras de la piel)
Opacidad del cristalino, lesiones de la retina del epitelio y del estroma, alteración de la córnea
Lesiones en los testículos, alteración de la espermatogénesis
Alteraciones endocrinas
Alteración del sistema sanguíneo y de la inmunocompetencia
Aumento del riesgo de leucemia
Aberraciones cromosomáticas
Alteración de los mecanismos celulares e infracelulares
Aparición de anomalías del nivel del ADN
Abortos y malformaciones durante la gestación
Algunas de estas anomalías, aparecen solo en casos de exposición a campos intensos; pero otras, por el contrario, pueden ser provocadas por instalaciones de poca e incluso de muy poca potencia.

Los cactus más conocidos por corregir estas alteraciones, al absorber las radiaciones que las producen, son la familia de los CEREUS.

Consejos para el cuidado del cactus onda
Riego cada 15 o 20 días en primavera, verano y otoño. En invierno solo cada 3 meses.
Los cactus prefieren el riego por inmersión durante 5/10 minutos llegando el agua hasta el cuello del cactus.
Se recomienda colocarlo en uno de los costados de la pantalla del ordenador.
Cada 3 meses conviene retirarlo, y darle una semana de descanso y un poco de sol, pues pierde propiedades por el efecto del cansancio.
Recuerda, son seres vivos, dale cariño que a fin de cuentas absorbe las radiaciones de nuestro entorno.



En un seminario sobre GEOBIOLOGIA (o ciencia del hábitat, estudia la influencia que ejerce el suelo en el lugar preciso donde vive el hombre, el animal o la planta), que se celebró en el sur de Francia, Blanche Mertz, presidenta del instituto de investigaciones de Geobiología de Chardonne (Suiza), expuso lo que ofrezco a continuación:
"Se habla muy poco de la contaminación electromagnética, sin embargo existe y es cada día más agobiante. Muchas personas que trabajan delante de una pantalla de ordenador, o que se colocan demasiado cerca de la televisión, o incluso los radioaficionados con su cuarto de chispas repleto de aparatos y emisoras, están siempre cansados y pierden su energía, su sueño y su autodefensa natural contra las sutiles agresiones provocadas por el entorno. Hasta la fecha, incluso los aparatos de neutralización más complicados no han sido capaces de proteger efectivamente al ser humano de esas radiaciones."
Pero la naturaleza parece haber dado al hombre, con toda sencillez, la increíble facultad de restablecer el ambiente normal en una habitación alterada por emisiones electromagnéticas.
Se trata del cactus CEREUS PERUVIANUS, de América Central y del Sur, que habrá de colocarse próximo a la pantalla. No es necesario colocar un gran cactus candelabro; un pequeño cactus de unos 40 Cm de altura y de 6 caras resulta suficiente. (Cuando tiene 5 caras su resultado es de un 25% menos. Todo él está recubierto de una capa azulada cerúlea). En el marco de la investigación experimental -y concretamente en la Bolsa de New York- los empleados que trabajan en ese ambiente de pantallas de ordenadores y que padecían dolores de cabeza y experimentaban Irascibilidad y gran cansancio, volvían a encontrar el equilibrio físico psíquico.
Se han efectuado distintas medidas biofísicas que confirman el efecto corrector de este cactus. La medida efectuada con el biómetro de BOVIS (Físico Francés que ha formulado sus medidas en Amstroms, una longitud de onda de diez millonésima de milímetro), nos revela que cuando, por ejemplo, en un local sano hay una vibración de 8.000 unidades Bovis, tan pronto se conecta el televisor o la pantalla del ordenador, el valor cae a 3.000 unidades. Por lo tanto perdemos energía.
(La vibración normal de una persona es de 6.500 unidades Bovis). La colocación de este cactus restablece el equilibrio a 8.000 unidades Bovis.
Otro test reproducible, es el GEORRITMOGRAMA (prueba que demuestra la interacción electromagnética sobre la célula sanguínea, es el test preconizado por el DR. ASCHOFF de WUPPERTAL, o del profesor DE AMBROSIO de la universidad de NAPOLES). En él, las medidas de resistividad cutánea se efectúan sobre la persona con la ayuda de dos electrodos conectados a un ohmnímetro. Este método lo emplea el DR LOTZ en el instituto universitario de Biberach y fue concebido por el DR E. HARTMANN en Eberbach (Alemania). El hecho de colocar un Cereus peruvianus próximo a una pantalla (de televisión o de ordenador), o cerca de cualquier aparato eléctrico, o emisora de ondas hertzianas, es una manera sencilla de proteger la salud y atenuar la nocividad de algunos productos de la tecnología. Dado que es la naturaleza quien lo fabrica, el cactus en cuestión pide tan sólo que se le alimente diariamente en las temporadas de verano y, esporádicamente, aprovechando los días de bonanza, en las temporadas de invierno. De esta manera podrá hacer sus reservas de agua sin requerir de otros cuidados.